Bienestar

No basta evitar los excesos también las restricciones en tu vida

martes 20, septiembre 2022 - 12:00 am

 

Estudio de la Universidad de Chicago afirma que si abusas un día de tus alimentos, no tienes por qué castigarte después. Suele ocurrir que con las invitaciones a un cumpleaños o las salidas de fin de semana, las personas comen más de lo que necesita su cuerpo. Primero se disfruta y al día siguiente se restringen muchos de los alimentos porque creen que así lograrán devolverle el equilibrio a su cuerpo.

 

publicidad

Lo mismo ocurre cuando se proponen ejercitarse con frecuencia pero olvidan hacerlo un día y al siguiente abusan de la actividad física. Una vez más, creen que actúan bien porque con el esfuerzo adicional lograrán abarcar el que no hicieron antes. Si eres de los que piensa así te tenemos una noticia: ¡estás equivocado!

 

Te podría interesar: ¿Hacer ejercicio contrarresta una mala dieta?

 

La Universidad de Chicago publicó una investigación sobre los hábitos de consumo y ejercicio. Entre los resultados destaca la importancia de practicar actividad física 30 minutos diarios 5 veces a la semana. Si no lo logras, no te martirices, retoma esa práctica al mismo ritmo de antes.

 

via GIPHY

 

Lo mismo pasa con la alimentación. Debe quedar claro que no hay alimentos buenos o malos, solo dietas mal balanceadas y por eso los investigadores estadounidenses concuerdan en que es válido darse esos lujos, siempre y cuando no sea la regla, sino la excepción.

 

“Es posible comer sano y rico al mismo tiempo; lo esencial es realizar actividad física de forma regular y mantener una alimentación balanceada”, destacan los investigadores de la Universidad de Chicago.

 

 

¿Cómo disfrutar sin sentirse mal después?

 

Si hay algo que los seres humanos nunca han podido separar a lo largo del tiempo es la psicología que hay alrededor de la comida. Los investigadores afirman que comer siempre va ligado a los sentimientos, por lo que se debe aprender a lidiar con ellos. Si eres aficionado a algún alimento y llevas tiempo de no disfrutarlo, date la oportunidad, vélo como una forma de consentirte por algún esfuerzo. Tu cuerpo te lo agradecerá.

 

Al día siguiente sigue tu vida normal. Ya no vayas a buscar el mismo alimento que tanto te gusta sino que programa una fecha para volverlo a probar. Cuando llegue ese día, aplica la “psicología del plato”.

 

 

Esta consiste en servirse la comida en platos pequeños, así lo verás lleno y quedarás satisfecho fácilmente. Lo contrario ocurre cuando se sirve la porción en platos grandes que quedan vacíos en su mayor parte. Eso lo que provocará es que se quiera más porciones porque “visualmente” se siente que te dieron menos.

 

Si sientes un deseo muy grande por volver a comer o servirte más de lo que tanto te gusta y llegas al acuerdo de hacerlo, los expertos recomiendan que se incluya también otros grupos nutritivos como los vegetales, lácteos o frutas. Eso te permitirá quedar satisfecho con mayor rapidez.



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opina y Comenta

VIDASANA abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Deja un comentario