afecto forzado, ¡evítalo!

Viernes 14, julio 2017 | 5:28 pm

Post-VS-21-julio

Los padres deben saber que los niños necesitan ser orientados a cómo expresar los saludos a los adultos conocidos o no.

¡Salude a su tía! ¡Abrácela y dele un beso! ¡Despídase con un beso y abrazo! Son algunas de las frases más comunes que ocupamos al decirles a nuestros hijos y lo relacionamos como forma de educación, pero a veces no entendemos que ese tipo de acciones son forzadas y no nos damos cuenta que ponemos en una situación incómoda a nuestros pequeños.

La psicóloga clínica Margarita Rodríguez de Gómez, nos dio algunas recomendaciones para evitar estos escenarios y cómo hablar con nuestros hijos.

publicidad

“Lo cierto es que la falta de información por parte de los padres sobre estas situaciones hace creer que es parte de la educación inducir a nuestros hijos a saludar de esas formas. No será igual saludar como parte de la educación y cortesía ante buenos modales a las formas externas y afectivas de hacerlo”, indicó Rodríguez.

Creando una barrera de protección

Los padres deben saber que los niños necesitan ser orientados a cómo expresar los saludos a los adultos conocidos o no. Es decir, se debe crear una barra de protección para que los niños aprendan a establecer sus propias preferencias y límites ante la afectividad. Si se les obliga a determinado tipo de salud o pueden darse estos tres escenarios.

  • Les limita a identificar sus necesidades y sus propios gustos.
  • Hace creer que está bien permitir el acercamiento afectivo a personas que ellos no conocen.
  • Se les hace difícil diferenciar en situaciones de peligro (abuso sexual).

 

¿Qué hacer?

  • No ridiculizar al niño cuando no quiera hacerlo y no dejar que otras personas lo hagan.
  • Pregúntale a tu hijo cómo le gustaría saludar a su abuela, tíos o personas allegadas a ti.
  • Explicar que nadie debe obligarlos a dar un beso o abrazo, si ellos no se sienten cómodos saludando a adultos conocidos.

Un saludo verbal puede ser acompañado de alzar o dar la mano. De esta manera, el niño podrá tener formas asertivas para brindar un saludo y reconocer sus propias formas afectivas, sensaciones de bienestar o comodidad si lo desean al externar un saludo sin necesidad de ser obligados.

“LOS NIÑOS SON ÚNICOS Y DISTINTOS; UNOS SERÁN EXPRESIVOS Y OTROS, RESERVADOS. DEBEMOS CONOCER SUS INDIVIDUALIDADES Y ORIENTARLOS PARA QUE ELIJAN LA MANERA DE VINCULARSE CON LOS DEMÁS”.

publicidad

Fuente: Licda. Ana Margarita Rodríguez de Gómez

Psicóloga Clínica

Responsable del área de psicología en el C.C.S En-Hacore.

Creemos que podría interesarte:

Deja un comentario