Una mala digestión podría afectar tu salud bucal

martes 18, septiembre 2018 | 6:00 pm

 

Es importante mantener una boca sana, no solo para estar guapos y tener una buena presencia, sino fundamentalmente para que las piezas dentales puedan desempeñar su función principal de digestión y nutrición.

En la boca empieza la digestión debido a que existen enzimas que ayudan a preparar el alimento para ser digerido. Además, cuando los alimentos no están lo suficientemente triturados, el sistema de absorción  del intestino no puede absorber lo que necesita para que el organismo funcione de forma correcta y a la larga pueden aparecer problemas de desnutrición.

Cuando la nutrición afecta

Es frecuente encontrar personas mayores con problemas digestivos y desnutridos por falta de dientes. Al no poder masticar bien, empiezan a dejar de comer algunos alimentos que son muy necesarios como las carnes, frutas y verduras que contienen nutrientes importantes como proteínas, vitaminas, minerales y fibra.

Por otro parte, el dejar de consumir alimentos que impliquen un mayor esfuerzo al masticarlos, como la carne, se dejan de usar las piezas dentales sanas y estas comienzan a debilitarse aumentando el riesgo de perderlas.

Una buena opción para complementar la alimentación cuando existen problemas de dentición, es siempre que sea posible tratar de corregir la falta con prótesis o implantes dentales, así como tener una buena higiene.

Por otro lado, la inadecuada alimentación forma parte del estilo de vida actual que lleva la mayor porción de la población en el mundo. Estas características y hábitos de vida generan las típicas enfermedades del siglo XXI que ya conocemos todos.

Obesidad, un verdadero riesgo

Personas que presentan obesidad como consecuencia de ingestión excesiva de azúcares y grasas y a un gasto energético reducido, son más propensos a producir caries dental. El problema no solo radica en la cantidad de hidratos de carbono que se consume, sino también en la frecuencia en la que se consumen y en el tiempo en el que permanecen en boca.

Pocos minutos después de la ingesta de azúcares el pH de la placa bacteriana disminuye, causando desmineralización del esmalte. El pH se normaliza media hora posterior a la última ingesta de alimentos; pero si se ingiere azúcares constantemente, el pH se mantiene por debajo de su valor crítico 5.2.

Es importante intervenir desde la infancia en la prevención y eliminación de hábitos dietéticos perjudiciales, responsables de la aparición de la caries y la obesidad.

 

Fuente:

Dr. Pedro Carballo
Ortodoncia en niños, adolescentes y adultos.
Teléfono: 2264-6475

 

Creemos que podría interesarte:

Deja un comentario