Tratamiento contra el cáncer de próstata que no produce ni impotencia ni incontinencia

sábado 17, noviembre 2018 | 8:00 am

Un innovador tratamiento sin efectos secundarios.

El tratamiento con láser es indicado para detectar el cáncer de próstata en sus primeras etapas. No tiene los efectos colaterales asociados normalmente a la cirugía.

Fue puesto a prueba en Europa y participaron 413 hombres. El tratamiento mostró que cerca de la mitad de los pacientes no presentaban restos de cáncer.

Cirujanos describieron este procedimiento, que destruye los tumores con rayos láser y una droga hecha con una bacteria que habita en el fondo marino, como “verdaderamente transformador”.

El problema de la cirugía tradicional o la radioterapia es que provoca con frecuencia impotencia e incontinencia.

Hasta 9 de cada 10 hombres desarrollan problemas de erección y hasta un quinto manifiesta dificultades para controlar la vejiga.

Por esta razón, muchos hombres, en las primeras etapas del cáncer prefieren “esperar y ver” y sólo recurren al tratamiento cuando el tumor se torna agresivo.

“Esto cambia todo”, dice el profesor Mark Emberton, quien probó la técnica en el University College de Londres.

Terapia con láser para el cáncer de próstata.

Bacteria tóxica con la luz

La bacteria con la que se hace la droga para el tratamiento vive en la total oscuridad del fondo marino y se vuelve tóxica cuando se expone a la luz.

El procedimiento se hace insertando 10 fibras ópticas de láser en el perineo del paciente -la región entre el ano y los testículos- y en la glándula prostática cancerosa.

Cuando se enciende el láser rojo se activa el fármaco que mata el cáncer y deja a la próstata saludable.

Sin efectos a largo plazo

El impacto en la actividad sexual y en la micción de los pacientes tratados no duró más de tres meses.

Descubren gen agresivo de cáncer de próstata

“Poder administrar un nuevo tratamiento a los hombres que califican para ello, que está virtualmente exento de estos efectos colaterales, es realmente un gran cambio”. El Instituto de Ciencia Weizmann en Israel, junto con la empresa tecnológica Steba Biotech fueron los desarrolladores de esta tecnología.

Creemos que podría interesarte:

Deja un comentario