Familia & hogar

Familia tóxica: 10 señales para identificar si estás en un mal entorno

jueves 26, mayo 2022 - 12:00 am

Las relaciones tóxicas se pueden dar en cualquier tipo de vínculos. Uno de los más escondidos por las personas que los sufren es cuando existen familiares tóxicos que les causan algún tipo de daño.

En el caso de tener una familia tóxica, la situación es mucho más complicada de controlar que en cualquier otro caso. Cuando nos encontramos con personas tóxicas en nuestro camino, tenemos la opción de desprendernos de ellas, ya que las amistades son opcionales. Pero, cuando las personas tóxicas son los hermanos o los padres, la cosa cambia. La familia no se escoge, es por esto que resulta muy complicado mantener la relación cuando ésta es tóxica.

¿Qué es una familia tóxica?

Una familia se puede considerar tóxica cuando existen patrones de comportamiento que provocan problemas emocionales en uno o en ambos miembros del sistema o cuando los roles en la familia son diferentes de como deberían ser.

publicidad

En una familia amorosa y sana, cada uno de los miembros saben cómo manejar los conflictos que pueden haber entre ellos. De esta forma, a diferencia de una familia tóxica, en estos entornos hay respeto, confianza y se busca tener una mentalidad abierta. Cuando existen este tipo de familias, los niños y los padres se sienten capaces de expresar sus propios pensamientos, hablar y vivir su vida con sus propios ideales. Por su contra, las relaciones con familiares tóxicas o tóxicos se busca la represión, el control y la sumisión de alguno de los miembros.

El primer paso para desenredarse de su familia tóxica es ser consciente de lo que realmente significa tener una familia tóxica y reconocer las formas particulares en que las familias pueden ser disfuncionales y emocionalmente enfermizas.

¿Cómo identificar una familia tóxica?

El primer paso para dejar atrás este tipo de relaciones tóxicas es identificar si realmente estás en una de ellas. A veces podemos malinterpretar las acciones de los demás debido a un pensamiento pesimista. Es por este motivo, que aquí te mostraremos las actitudes más comunes de las familias tóxicas. Para que una familia se pueda considerar tóxica se tienen que producir alguno de estos factores:

1. Problemas de comunicación

En estas familias tóxicas, la comunicación brilla por su ausencia. Cada miembro va a su aire y funcionan como personas independientes que comparten espacios comunes. Las personas tienden a ser muy autosuficientes pero carentes de vínculo afectivo. De esta forma, no existe un hermano o hermana tóxica o unos padres tóxicos, sino que más bien todos son culpables de poner distancia en sus relaciones.

2. Manipulación emocional

Entornos familiares donde para conseguir el afecto, se recurre a chantaje emocional, engaño o manipulación. Por ejemplo, los casos de alienación parental, donde el padre o la madre se dedica a hablar mal del otro progenitor con el objetivo de hacer una alianza en contra de la otra persona. A veces este tipo de actitudes las podemos ver en abuelos o abuelas tóxicas, que se ponen de parte de su hijo o hija para dejar mal a la pareja delante de sus nietos.

3. Distanciamiento emocional

Hay familias donde los padres cubren muy bien las necesidades básicas de los hijos. Nunca les faltará la comida, los libros o incluso los caprichos que deseen, pero sin embargo, la relación emocional será fría. No habrá abrazos, besos ni gestos de cariño, apoyo o comprensión, de manera que los hijos crecen sin una figura de apego seguro. Se sienten invalidados como hijos e incluso como personas. Esta familia tóxica crea un sentimiento de invalidez en los niños que lo sufren.

4. Conflictos constantes

En estos entornos suele aparecer de forma bastante habitual la falta de respeto o incluso la violencia física o verbal. Ya sea entre los progenitores, o de un padre/madre a un hijo, o entre hermanos, los conflictos constantes pueden acabar convirtiendo a los familiares en tóxicos.

5. Mezcla o intercambio de roles familiares

Hay ocasiones en la que los padres se comportan de forma más inmadura e infantil que los hijos y éstos acaban marcando límites a sus progenitores. En otros casos sucede que uno de los hijos hace una alianza con uno de los progenitores y acaba actuando como si en lugar de ser el hijo fuera la pareja del padre o la madre (es lo que llamamos triangulación). En estos casos las consecuencias para la víctima de esta psicología de la familia, pueden ser devastadoras tanto para su autoestima como para su salud mental.

6. Se esperan que cumples con objetivos poco realistas

En algunas ocasiones las relaciones en una familia tóxica suceden debido a la expectativa por parte de los padres para que un hijo cumpla con todos los objetivos que ellos tienen en mente. En muchos casos estas figuras paternales están intentando llegar a sus objetivos a través de sus hijos. Por otro lado también se pueden dar en entornos dónde se ejerce demasiada disciplina por parte de los padres.

7. Críticas muy duras

En algunas ocasiones los padres pueden criticar las actitudes de sus hijos. Pero cuando estos comentarios son continuos y además no son nada constructivos, quizá es que este en una relación de familia tóxica. Este tipo de críticas también se puede dar de parte de hermanas o hermanos tóxicos o incluso de hijos a padres.

8. Exceso de control

Controlar en exceso a los menores puede ser una clara señal de que existe una relación tóxica en la familia. Tanto es así que en muchas ocasiones, los familiares tóxicos usan la manipulación para intentar controlar aspectos de la víctima ya sean cuestiones personales o profesionales.

9. Abuso de sustancias

Muchas relaciones de familias tóxicas tienen la causa en el abuso de sustancias por parte de uno de los miembros. De esta forma, la persona que es adicta acaba teniendo un comportamiento muy compulsivo con el que se relaciona con todos los miembros.

10. Existen abusos verbales, físicos o emocionales

En los casos en que es constante el abuso físico o verbal, es claramente una situación de familia tóxica. En estos casos es vital contarlo, ya sea a otro familiar cercano (como los abuelos o los tíos) o a alguien del entorno escolar.

Estas son algunas de las principales señales que nos permiten detectar si estamos dentro de una familia tóxica. En cada uno de los ejemplos que hemos visto de familias tóxicas existen muchas consecuencias para los niños que reciben este tipo de ambiente para su desarrollo físico y mental. Es por esto que se debe actuar a tiempo para neutralizar a un familiar tóxico o incluso toda una familia tóxica para no permitir que existen estragos en la salud mental de uno de los miembros.

¿Qué consecuencias conlleva vivir en una familia tóxica?

Existen muchas consecuencias de estar en un ambiente tóxico constante. Tanto si la víctima son los hijos, hermanos o padres, los efectos de estar en familias tóxicas pueden ser los siguientes.

Sentimientos de soledad

La familia es uno de los pilares más importantes para sentirse seguro y estable mentalmente. Por ello, cuando se está en familias tóxicas puede suceder que las personas afectadas se sientan solas. Además en muchas ocasiones las personas que sufren a causa de estas relaciones con familiares tóxicas o tóxicos acaban aislándose por su tendencia a los pensamientos negativos o incluso por estar en una depresión.

Poca autoestima

Cuando vives en un entorno con una familia tóxica es muy probable que acabes teniendo problemas de baja autoestima. La razón es que cuando alguien te trata mal constantemente acabas percibiéndote tal como te han marcado.

Relaciones problemáticas

Al criarse en un mal entorno, ya sea por una mala relación con un hermano o hermana tóxica o por recibir malos tratos por parte de los padres, es muy probable que se aprendan patrones en las relaciones que se han tenido en estos ambientes. Por este motivo, las personas pueden llegar a comportarse mal con otros vínculos replicando la actitud de su familia tóxica.

Sentimientos crónicos de culpa o inutilidad

Cuando existe una persona tóxica en la familia o una parte de la familia tiene comportamientos tóxicos, acaban perjudicando a los demás en su salud mental. Tanto es así que la persona puede acabar sintiéndose culpable por los malos tratos que recibe por parte de los otros miembros.

Problemas psicológicos

Rodearte de un entorno negativo, así como recibir los malos tratos por parte de familiares tóxicos puede derivar en el desarrollo de una enfermedad mental. Tanto es así que en muchas ocasiones, las personas pueden acabar en una depresión o a padecer estrés post traumático debido al maltrato recibido por parte de sus familiares.

De esta forma, es bastante habitual que aparezcan trastornos de personalidad o cualquier otro tipo de trastorno psicológico en las personas que viven en entornos tóxicos. Lo más habitual es desarrollar una baja autoestima, sentimientos de inferioridad, no sentirse deseable o querido por los demás, no saber resolver conflictos, evitar el afecto o desarrollar dependencia emocional, entre otros muchos problemas.

¿Qué puedo hacer si formo parte de una familia tóxica?

El primer paso es darse cuenta de ello. Una vez has hecho esto, creo que es bastante importante que busques ayuda profesional (psicológica), especialmente de un psicólogo especialista en terapia sistémica. Los psicólogos sistémicos están especializados en terapias familiares y pueden ayudarte a resolver tanto los conflictos interpersonales como los individuales.

Te puede ayudar a ver qué está sucediendo en tu sistema familiar, qué puedes hacer para mejorar tu situación, realizar terapia familiar en el caso de que los demás accedan (poco frecuente), o incluso ayudarte a desprenderte de tu familia si es necesario. Finalmente, si no puedes hacer nada para mejorar la situación es vital que sepas cómo salir de una familia tóxica y dejar atrás todos estos malos tratos.

Vivir junto a una familia tóxica no te ayudará a tener una buena calidad de vida, así que trata de resolverlo para llevar una vida más plena, aceptando a quienes están en ella y si no es posible, distanciándote un poco de ese entorno.



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

¿Qué hacer si tengo una familia tóxica?

Las familias tóxicas son muy diversas, cada una es un mundo. Sin embargo, podemos encontrar algunos …

MÁS INFORMACIÓN


Opina y Comenta

VIDASANA abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Deja un comentario