Salud

Cupping y bambuterapia: la nueva moda para combatir la celulitis

miércoles 9, junio 2021 - 12:00 am

La celulitis, también llamada piel de naranja, es uno de esos problemas que, sin ser una amenaza para la salud, preocupan mucho a quien los sufre. Es muy común en mujeres, sobre todo a partir de los 30 años, cuando la dermis alcanza su máximo espesor y comienza la caída de su integridad estructural.

Por eso, a partir de esa edad comienza una carrera desesperada por lidiar con ella: cremas anticelulíticas, mesoterapia, masajes drenantes y, por supuesto, también terapias alternativas, como el cupping o la bambuterapia.

Desde luego, hay abordajes del problema para todos los gustos. Sin embargo, no todos son igual de eficaces. El primer paso si queremos combatir la piel de naranja es comprender que, lo más probable, es que nunca lleguemos acabar del todo con ella. Pero no te desanimes, al menos hay formas de conseguir mejorar su aspecto.

publicidad

 

¿Qué es la celulitis y cuántos tipos hay?

 

Antes de empezar a hablar de este tema, es importante distinguir entre celulitis infecciosa y piel de naranja. La primera se da cuando un arañazo, una pequeña herida o una picadura se infecta por el contacto con bacterias que penetran en la piel, provocando la inflamación de los tejidos conectivos que se encuentran bajo la epidermis.

Los síntomas van desde enrojecimiento hasta picor, pasando por dolor, escalofríos e incluso, en algunos casos, taquicardias. Se trata con antibióticos y no tiene por qué volver a repetirse.

En cambio, la celulitis estética o piel de naranja se da por una acumulación de grasa bajo la piel. Inicialmente apenas se nota. Sin embargo, con la edad el tejido comienza a perder colágeno y fibras elásticas, acentuando ese aspecto que tanto disgusta a quienes la sufren.

 

Hay 4 tipos diferentes de celulitis:

 

  • La celulitis dura es aquella en la que “la piel está prieta, con muchos tabiques, muy rígida y marca mucho el abullonamiento del tejido celular subcutáneo”.
  • La celulitis infecciosa se da puntualmente cuando algunas bacterias penetran en la piel y se cura con antibióticos
  • Celulitis flácida, en la que la “flacidez hace que se marquen más los hoyitos, pero es más flácida que celulítica”.
  • La edematosa es aquella en la que se da una mayor retención de líquidos.

 

Ninguna de ellas está relacionada directamente con el sobrepeso. De hecho, se puede ver celulitis en las piernas y en otras partes del cuerpo de mujeres muy delgadas. Sin embargo, sí que es cierto que a más peso más evidente será. Y esto es algo que debemos tener muy en cuenta si queremos prevenirla.

¿Puedo prevenir la piel de naranja cambiando mis hábitos?

La celulitis tiene un importante componente genético, por lo que se puede evitar solo hasta cierto punto. Sin embargo, sí que hay medidas para prevenirla, si no completamente, al menos en parte.

Para empezar, la doctora Cornejo nos cuenta que hay hábitos que pueden favorecer la aparición de piel de naranja. Es, por ejemplo, el caso de cruzar las piernas, llevar pantalones apretados, fumar, tener una vida muy sedentaria o abusar de la sal y los hidratos de carbono.

Hábitos como cruzar las piernas, llevar pantalones apretados o fumar pueden favorecer la piel de naranja

Para evitar la celulitis, por lo tanto, primero habrá que prescindir de estos hábitos en la medida de lo posible. Por otro lado, es beneficioso “caminar, hacer deporte sin impacto, nadar, llevar medias de compresión, mantener una alimentación sana, rica en frutas y verduras, y disminuir los azúcares de la dieta”.

De todo esto, merece especial atención el tabaquismo. De poco sirve hacer ejercicio e intentar tener una vida sana si no abandonamos este hábito, ya que “se ha comprobado que fumar debilita la formación del colágeno, que es el principal elemento estructural del tejido conectivo”. Como consecuencia, un tejido conectivo más débil favorece las protrusiones grasas en la dermis.

Tener todo esto en cuenta nos ayudará a tener menos papeletas en la rifa de la piel de naranja. Sin embargo, no evitará completamente que podamos desarrollarla. Es por eso que, finalmente, es probable que terminemos por plantearnos cuáles son las mejores estrategias para combatirla. Como con todo, hay algunas bastante eficaces, mientras que otras no lo son tanto. Por lo general, las primeras son las que pasan más desapercibidas y las segundas las que más prometen.

 

¿Cuáles son los mejores tratamientos?

 

Según explica la doctora Cornejo, el primer paso que tenemos que tener en cuenta si queremos tratar nuestra piel de naranja es tener la mente abierta. “Se debe consultar con un profesional, saber que es importante partir de un buen diagnóstico y que hay que atacarla de forma multidisciplinar”, señala la especialista. “No solo se necesitan cambios en la alimentación y en los hábitos deportivos. También puede ser muy útil recurrir a la aparatología”.

Si es importante un buen diagnóstico es precisamente porque la aparatología y los tratamientos empleados dependerán del tipo de celulitis de cada persona. Por ejemplo, para la dura “es importante drenar mediante tratamientos como las ondas de choque, pero también son útiles la carboxigenoterapia y la mesoterapia”.

Para el segundo tipo, la piel de naranja flácida, la doctora recomienda técnicas tensoras, como la radiofrecuencia. Y, finalmente, para la edematosa, la presoterapia y las ondas de choque son la mejor opción.

 

Cupping y otras terapias alternativas

 

La investigación de los tratamientos eficaces frente a la piel de naranja está prácticamente en pañales todavía. Aún hay mucho que investigar, aunque comienza a verse luz sobre qué técnicas pueden aportar beneficios reales y a qué niveles.

Por ejemplo, la mesoterapia citada por la dermatóloga es una herramienta polémica. Consiste en la microinyección de sustancias que puedan ayudar a devolver a la piel la firmeza perdida. Algunas, como el colágeno o determinadas vitaminas, pueden aportar beneficios. Sin embargo, también hay centros en los que se inyecta homeopatía, por lo que es importante conocer bien cómo se llevará a cabo la técnica antes de prestarnos a recibirla. Y, aun así, hay que comprender que esto no acabará completamente con la celulitis. Por ejemplo, según un estudio publicado en 2012, esta técnica mejora la apariencia de la piel de naranja, pero no fortalece la dermis ni elimina completamente las protuberancias.

Pero esto no es lo único que debemos tener en cuenta. También debemos evitar ciertas terapias alternativas. O, al menos, si nos sometemos a ellas comprender que no harán gran cosa por nosotros. Y es que, en el mundo de la celulitis, no podían faltar los tratamientos ancestrales de la medicina tradicional oriental. Los hay de todo tipo, desde la bambuterapia hasta el cupping, pasando por los masajes con rodillos de jade.

Estos últimos están también de moda para masajear la piel de la cara en busca de un sinfín de beneficios. Sin embargo, más allá de la experiencia agradable, no tienen beneficios demostrados.

Con la bambuterapia, consistente en el uso de ramas de bambú para masajear la celulitis de las piernas y el resto de zonas afectadas, ocurre algo similar. Se supone que, al emplear ramas alargadas, se puede llegar a la vez a varias zonas de la piel, ampliando los efectos beneficiosos. Pero no es así. “Los masajes con cañas de bambú o madera



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opina y Comenta

VIDASANA abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Deja un comentario