Lo que no debe faltar a una residencia para personas mayores

Martes 4, abril 2017 | 7:00 am

Untitled-1

Las nuevas tendencias dejan de lado los llamados asilos y se inclinan más bien por residencias de descanso, actividades y entretenimiento permanente.

La longevidad es una etapa natural e inevitable, para la que el ser humano se prepara durante toda su vida. Cada quien la vivirá tarde o temprano con condiciones más o menos similares, pero todos con la misma necesidad de ser apoyados, atendidos y asistidos en las actividades que alguna vez se desarrollaron de forma independiente.

Hoy en día, las ciudades cuentan con hogares y residencias que se especializan en estas atenciones y en procurar una óptima calidad de vida en compañía de otros adultos, ya sea de forma permanente o como hogar de día.

Este concepto va más allá de la imprescindible asistencia y controles médicos; se trata de hogares que ofrecen paz y descanso, pero también esparcimiento y distintas actividades físicas que compartir.

______________________________________________________________________________________

Creemos que podría interesarte: “Las mascotas ideales para adultos mayores

______________________________________________________________________________________

Desde luego, un hogar especializado en estos servicios debe cumplir con una serie de normativas de acomodación del espacio, que prevengan cualquier accidente o inconviniente casero.

Se trata de accesos y rampas para personas con discapacidad, cuartos de baños adecuados, suficiente mueblería cómoda, entre otros elementos.

En cuanto a los domitorios, estos hogares están acomodados como verdaderos hoteles, con individualidad, seguridad, televisión y baño privado.

Lo ideal es que las habitaciones y salones compartidos cuenten con iluminación y ventilación naturales y con exteriores agradables, como terrazas y jardines. Si se cuenta con un área de piscina, esta debe cumplir con todos los requerimientos de acceso y seguridad, y no deben ser utilizadas sin supervisión.

______________________________________________________________________________________

También te ofrecemos: “La cultura y las artes retrasan el Alzhéimer

______________________________________________________________________________________

Atrás quedaron aquellos días de restricciones e imposición, pues en estos hogares los adultos mayores pueden optar por tomar la siesta o participar en clases de danza, yoga, gimnasia o natación. También hay acceso libre a Internet, posibilidad de tener mascotas y plantas, y otras actividades más cognitivas, como clubes de lectura, ajedrez, jardinería, entre otras.

Un personal certificado debe encargarse de dichas actividades, sumándose a otros especialistas de planta, como un médico geriatra, enfermeras y nutricionistas, aún cuando no se trate de un hospital.

Creemos que podría interesarte:

Deja un comentario