Salud

Problemas comunes de la rodilla

martes 30, agosto 2011 - 1:38 am

La rodilla es una de las articulaciones más complejas de nuestro cuerpo, soporta y transmite peso, y tiene movimiento.

 Además tiene como estabilizadores primarios a los ligamentos que son los responsables de evitar movimientos anormales. El interior de la rodilla se encuentra revestido de cartílago, el cual tiene como responsabilidad permitir un deslizado adecuado entre los huesos.

La rodilla es especialmente vulnerable a lesiones. Es la unión entre los dos huesos más largos del ser humano y todo el peso del organismo es trasladado al pie a través de ella. Las lesiones que puede sufrir una rodilla pueden ser por múltiples factores. En este articulo, me referiré únicamente a las frecuentemente causadas por deportes.

publicidad

La rodilla y el deporte

Debido a la importancia que se ha dado a la salud a través del deporte, así como la masificación de los ejercicios y la facilidad de encontrar instalaciones en donde practicarlos, la incidencia de lesiones en la rodilla ha aumentado. Se presentan casos de contusiones leves y hasta de ruptura de ligamentos o fracturas de huesos y que pueden llevar incapacidades de largo tiempo.

No todas las lesiones ameritan tratamientos sofisticados. En algunos casos, bastará con aplicarse hielo, tomar analgésicos – antiinflamatorios- y suspender el ejercicio por unos días. Cuando el dolor o la molestia persisten, es mejor consultar a un especialista. La ayuda de un médico es oportuna si el paciente sufre de incapacidad para apoyarse, inestabilidad de la rodilla, si tiene inflamación pronta y se le queda la pierna entrampada (bloqueada), si hay deformidad evidente o el dolor es intenso.

Las lesiones frecuentes a la rodilla que ameritan cirugía son las de los meniscos, las de los ligamentos (especialmente el cruzado anterior), luxaciones de rótula, fractura de la rodilla y lesiones al cartílago. Estas se pueden diagnosticar por medio del examen clínico y se apoya de radiografías y, especialmente, de una resonancia magnética. Los meniscos son los amortiguadores de la rodilla. En cada una tenemos dos meniscos: uno en la parte interna de la rodilla y otro en la parte externa. Los meniscos se pueden romper al sufrir un giro de la rodilla con pie fijo al suelo. Los síntomas de una ruptura aguda, por lo general son dolor, hinchazón y, en ocasiones, incapacidad para el apoyo o bloqueo.

Cuando el menisco se rompe puede ocurrir también una ruptura del ligamento cruzado anterior. Al  sufrir de este rompimiento la rodilla pierde estabilidad en rotaciones. El ligamento no cicatriza; es decir, que si la persona desea retornar a un deporte que conlleve giros, debe realizársele una reconstrucción de esa área. Esto se realiza utilizando tendones propios del cuerpo, con lo que la rodilla recupera estabilidad y sus funciones completas.

Las lesiones de cartílago comúnmente están asociadas a las lesiones de menisco y a las de ruptura de ligamento cruzado anterior pero, también se encuentran como lesiones aisladas.

Todas estas lesiones de la rodilla se operan por medio de artroscopía, que consiste en introducir un lente pequeño en la rodilla. Este, está conectado a una cámara y transmite lo que hay en el interior de la rodilla a través de un monitor. La lesión, entonces, se realiza a través de pequeñas incisiones, lo que permite que se requiera de hospitalizaciones cortas y una recuperación rápida.

Por: Dr. Luis Rodolfo Morales Choto
Traumatólogo Ortopeda
Tel.: 2555- 3700



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opina y Comenta

VIDASANA abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Deja un comentario