Hepatitis, seis mitos sobre esta enfermedad

sábado 28, julio 2018 | 8:00 am

La hepatitis es una inflamación del hígado causada por uno de los cinco virus de la hepatitis, llamados tipo A, B, C, D y E. 

¿Cómo se transmite la hepatitis?

  • La hepatitis A y la E son causadas  por la ingesta de agua o alimentos contaminados. Las hepatitis B, C y D se producen de ordinario por el contacto con humores corporales infectados.
  • Las formas comunes de transmisión de estos últimos son la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados y procedimientos donde se usa equipo contaminado.
  • En el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre a la criatura en el parto o de un miembro de la familia al niño, así como el contacto sexual.

En el mundo hay 257 millones de personas con infección crónica por el virus de la hepatitis B.

La infección aguda puede acompañarse de pocos síntomas o de ninguno; también puede producir ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, fatiga intensa, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

Esta enfermedad inflamatoria que causa más de 1.3 millones de muertes a nivel mundial.

Aunque existen vacunas para prevenir los tipos más comunes de hepatitis, A y B,  no se ha desarrollado hasta ahora una vacuna para los demás tipos.

Desde el año 2010 se conmemora cada el Día Mundial de por iniciativa de la Asamblea Mundial de la Salud el 28 de julio.

Por esta razón te presentamos cinco mitos sobre la hepatitis:

  • “Te das cuenta de que tienes hepatitis porque te pones amarillo y orinas oscuro”. No siempre es cierto: 

Muchas personas con hepatitis no tienen síntomas. La única manera de saber si tienes alguna es con un análisis de sangre.

  • “Si ya tuviste hepatitis no vas a volver a tenerla”. Depende:

Existen distintos tipos de virus causantes de las hepatitis. La ocasionada por un virus no otorga inmunidad para el resto.

  • “Las hepatitis virales se dividen en benignas o graves”. Falso:

En su etapa aguda todas las hepatitis virales pueden producir cuadros graves, aunque no es lo más frecuente.

También puedes leer: ¡ALERTA! CASOS DE HEPATITIS EN AUMENTO

  • “La vacuna protege contra todas las hepatitis”. Falso:

Solo existen vacunas para las hepatitis A y B, incluidas en los programas públicos de vacunación, y no te protegen de las hepatitis C, D y E.

  • “Solo el consumo excesivo de alcohol produce cirrosis hepática”. Falso:

La cirrosis puede ser ocasionada también por medicamentos y diversas enfermedades del hígado (entre ellas las hepatitis virales).

  • Si tuviste hepatitis A de pequeño, cuando crezcas no puedes donar sangre”. Falso.

Los especialistas aseguran que no 

Fuente: OMS y Fnpi

Creemos que podría interesarte:

Deja un comentario