Gatos, ¿son tan buenos como dicen?

Lunes 9, enero 2017 | 5:06 pm

Gatos

No a todas las personas les gustan los gatos; sin embargo, quienes pretenden tenerlos como mascotas, siguen siendo muchos a pesar de las opiniones que otros tengan en contra.

De hecho, hay algunos estudios que comprueban científicamente que los gatos no son los mejores compañeros. Pueden ser muy inocentes y juguetones, pero, por naturaleza, los felinos cumplen una serie de características que los ubican como “indomesticables”, ¿estás de acuerdo con ello?

Según la periodista Abigail Tucker, en su libro “El león en la sala: Cómo los gatos nos domesticaron y se adueñaron del mundo”, publica que los gatos “no son la mejor compañía” y que pueden ser “dañinos para la salud”.

Entre otras desventajas que menciona:

  • Toxoplasmosis. Es el parásito transmitido por los gatos que puede llegar al tejido cerebral de los humanos. Algunos científicos creen que hay un vínculo entre esa enfermedad parasitaria y problemas de salud mental, especialmente esquizofrenia. Otros estudios demuestran que tener un gato puede disminuir la probabilidad de sobrevivir a un ataque al corazón y aumentar la presión arterial alta.
  • Comportamiento y comida. Tienden a ser animales difíciles de controlar y odian el confinamiento. Además, algunos conllevan un alto gasto económico por su alimentación.
  • Mala compañía. Las personas que tienen gatos tienen menos probabilidades de estar afuera, de salir a caminar con sus gatos o encontrar a otras personas que tengan estas mascotas en los parques. Los gatos pueden no ser tan buenos sustitutos para la compañía humana como lo son otro tipo de mascotas.
  • Devoradores. Si los dejas en cualquier ambiente, son capaces de matar cualquier cosa que sea más pequeña que ellos e incluso cosas que sean un poco más grandes. Son como una máquina de comer carne. Por ejemplo, los gatos de Estados Unidos, matan entre 1,4 y 3,7 millones de pájaros al año.
  • Estrés. Los gatos pueden llegarse a estresar en nuestras casas. Muchas de las cosas que nosotros consideramos normales —desde el volumen de nuestras voces o la manera como un niño juega con un juguete— pueden estresarlos.

Fuente: CNN

Creemos que podría interesarte:

Deja un comentario