Expertos internacionales avalan uso de endulcorantes

Lunes 27, noviembre 2017 | 7:00 am

Untitled-2

En el mercado actual existen distintos endulcorantes y marcas de venta y consumo libre.

La población puede respirar tranquila con el empleo de químicos especiales en alimentos.

Por Jhoel Díaz

Noviembre 2017

En el marco del 21 Congreso Internacional de Nutrición, que reunió a más de 3,000 expertos de la salud y nutrición de todo el mundo en Buenos Aires, Argentina, la Fundación para la Investigación Nutricional (FIN) y la Fundación Española de la Nutrición (FEN) realizaron el simposio “Endulcorantes: beneficios y aplicaciones en el siglo XXI”.

El encuentro analizó el papel de los endulcorantes bajos en calorías o sin estas en la alimentación habitual, como potenciales sustitutos del azúcar. También se planteó su seguridad, regulación y aspectos nutricionales asociados a los alimentos y bebidas que los contienen.

Cabe mencionar que los endulcorantes son aditivos alimentarios que suplantan el sabor dulce cuando se quitan o se disminuyen los azúcares de un alimento; y se utilizan en gran cantidad de productos alimenticios y bebidas, incluyendo helados, batidos, sustancias vegetales, néctares, yogures, refrescos, galletas, chicles, golosinas e incluso productos farmacéuticos.

_____________________________________________________________________

Lee también:Consume menos azúcar evita las caries

_____________________________________________________________________

Susana Socolovsky, doctora en Ciencias Químicas de la Universidad de Buenos Aires y presidenta de la Asociación Argentina de Tecnólogos de la Alimentación, manifestó a través de una ponencia online, que se trata de ingredientes aprobados por el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JEFCA, para sus siglas en inglés), el cual incluye a distintos de organismos internacionales y evalúa la toxicología de los alimentos para garantizar que sean inócuos (no dañinos) y seguros para el consumo humano.

La función de estos productos, enfatizó la doctora, es suplantar el sabor dulce sin aportar las calorías asociadas al consumo de azúcares; y agregó que su utilidad en la dieta es enorme, especialmente en el caso de los diabéticos y en las personas que buscan controlar su peso corporal.

Socolovsky añadió que no todos los endulcorantes son libres de calorías, ya que los hay de diversos orígenes químicos, como por ejemplo, el aspartamo, que consiste en partículas de proteína 200 veces más dulce que el azúcar, pero solo representa cuatro calorías por gramo.

Polémica sobre uso de químicos

Susana E. Socolovsky

Dra. Susana Socolovsky, especialista en Ciencias Químicas de la Universidad de Buenos Aires.

La doctora también fue clara en que no debe satanizarse la idea de emplear químicos para endulzar los alimentos: “Referirse a algo como peligroso solo por ser una sustancia química es un error gigantesco, porque todo lo que nos rodea tiene sustancias químicas. Las grasas lo son, así como las proteínas, si no existieran las sustancias químicas nosotros mismos no seríamos materia”.

Además, señaló la importancia de la industria de alimentos que ha suplido las necesidades de las sociedades modernas a nivel mundial pero también de países y regiones que por generaciones sufrieron escasez: “La historia de lo natural y de volver a los orígenes es otra gran mentira. Si no fuera por la química, por la tecnología y la ciencia de los alimentos, hoy no tendríamos qué comer… Los países de América estaríamos salvados porque somos grandes productores de alimentos, pero piense usted en la India con mil 300 millones de personas y producción escacísima de alimentos… Si no fuera por la posibilidad de que países como el nuestro exporten alimentos, esa gente no tendría qué comer”.

Es así como las investigaciones y el empleo de químicos juegan un papel crucial en la sobrevivencia humana, que algunas personas olvidan, apuntó. “Gracias a la química hemos generado procesos que permiten que los alimentos se conserven y se envíen, hemos inventado todo tipo de técnicas de conservación que han permitido la venta de alimentos y a nuestros países ganar dinero para reponerse”.

También destacó los hábitos sanos de consumo de alimentos, el ejercicio y la comida natural, pero acotó que lamentablemente ese es un lujo que no todos pueden darse, ya sea por economía, estilo de vida de trabajo o zona geográfica.

“A mi me parece maravilloso promover la vida sana, que todos podamos consumir alimentos de la huerta, pero la realidad actual es que el 70% de la población mundial vive en centros urbanos y que en Buenos Aires, con 14 millones de habitantes y en México con 20 millones, nadie planta en el jardín… Es muy elitista pensar que todos pueden consumir orgánico porque solamente los ricos pueden hacerlo, o las personas que viven en el campo. Por ello, eso de erradicar el consumo de alimentos embasados es un error garrafal”, concluyó.

Creemos que podría interesarte:

Deja un comentario