Cuando el teléfono se mete en la relación…

Domingo 12, febrero 2017 | 7:00 am

sexo y telefonos

Si te llegara un mensaje a tu teléfono mientras tienes relaciones sexuales, ¿lo contestarías?

Seguramente has escuchado en algún lado que tres son multitud. Dentro de una relación, no pueden caber más que solamente dos; sin embargo, algunas parejas han incluido (consiente o inconscientemente) a un nuevo integrante: el teléfono.

No queremos quitar el mérito a que la nueva tecnología nos ha venido a facilitar la vida y la comunicación entre las personas, pero, paradójicamente, a algunas parejas la tecnología las ha distanciado.

Puedes ver: Amor en redes sociales… ¿Y en la vida real?

Hombres y mujeres por igual viven “conectados” y concentrados en su teléfono a tal punto que no saben que les afecta su relación de pareja. Como mala noticia, debemos agregar que esta situación puede afectar tu vida sexual. ¿Cómo?

Muchos sexólogos admiten que algunas personas van a sus camas y no se desprenden de él hasta quedarse dormidos. Si haces esto, además de afectar tu vista, estás reduciendo los momentos de intimidad que podrías sostener con tu media naranja.

Este es un problema serio que poco a poco afecta a más personas. Según una encuesta hecha en Estados Unidos, al menos un 9% admitió que estaba pendiente de sus redes sociales ¡mientras sostenían relaciones sexuales!

Otros estudios determinan que esta “dependencia tecnológica” es debido al temor de “perderse los últimos sucesos”, pero ¿qué prefieres? ¿Perderte acontecimientos o apagar la llama de pasión?

Te puede interesar: Hacer el amor y tener sexo no es igual

Otros problemas

Según estudios hechos en Estados Unidos, las redes sociales y los teléfonos inteligentes están instaurando un tipo de “vigilancia marital” (celos) entre la pareja, donde se desencadenan una ola de celos enfermizos por conocer con quién está hablando la otra persona.

La tecnología se ha convertido en un nuevo vicio, incluso por encima de las bebidas alcohólicas.

Al principio puede ser difícil superar este problema, pero es posible. Hagan una reflexión juntos y póngase límites; compartan su día y aprendan a divertirse entre los dos. ¿Por qué no haces un primer intento este 14 de febrero?

Creemos que podría interesarte:

Deja un comentario