El comino como tónico digestivo

jueves 12, abril 2018 | 8:00 am

La especia popular, comino, tiene una larga historia de uso medicinal. Se ha utilizado para tratar diversos síntomas que incluyen la diarrea, flatulencias, problemas ginecológicos y respiratorios.

Cada vez que sazona tus comidas con esta especie, estás actualizando el contenido de nutrientes que ingieres. A menudo estás tomando algo ordinario y lo convirtieres en algo extraordinario por la adición de color, sabor, vitaminas y propiedades medicinales.

El comino es una especia común que se encuentra en casa. Históricamente se ha utilizado para tratar síntomas tales como:

  • Diarrea
  • Flatulencias
  • Enfermedades respiratorias

Sin embargo los efectos en la salud de esta especia, apunta que sus beneficios van mucho más allá de eso. Acá te damos algunas de todas las propiedades que posee:

Ayuda a la digestión

A pesar de que ésta especia tiene una larga historia como remedio para la indigestión en la India, apenas se ha comenzado a estudiar si esto es cierto o sencillamente un mito hindú. Un estudio de la Universidad de Mysore, encontró la utilidad del comino para la dispepsia y la diarrea.

El comino parece estimular el hígado en secretar más bilis, lo que ayuda a la descomposición de las grasas y una mejor absorción de los nutrientes. En el estudio en ratas, el comino aumentó la secreción de bilis hasta en un 71%.

Disminuye la hinchazón de estómago

Esta afección provoca que el estómago se sienta lleno y apretado debido a la acumulación de gases en el intestino delgado. Un estudio publicado en el Diario de Enfermedades Digestivas de Oriente Medio dice que comino molido ayuda a mejorar todos los síntomas de la hinchazón de estómago.

Aporta minerales esenciales

El comino es una fuente de hierro, calcio y magnesio mineral esencial, que el cuerpo no es capaz de producir por sí mismo, y, por tanto, debe obtenerlo a través de la comida. Una cucharadita de comino molido aporta el 6% del valor diario recomendado de magnesio que necesita un adulto.

El magnesio ayuda a la salud del corazón, a controlar la presión arterial y ayuda a absorber mejor el calcio. Un remedio muy usado es beber miel con comino (900 mg por cada 100 gramos), que aportará el 90% de calcio que necesita una persona.

Una cucharadita proporciona 4 miligramos de hierro, lo que significa consumir el 22% de la ingesta diaria recomendada.

Fortalece los huesos

El comino aporta beneficios hasta al sistema óseo. Contiene nutrientes como el calcio, vitaminas A y B12, potasio y magnesio (mencionados antes).

También contiene compuestos estrogenitos que ayudan a tratar la osteoporosis. Un estudio de 2011 descubrió que el comino inhibe la pérdida de calcio en los huesos, evitando o retrasando la aparición de la osteoporosis, como hemos dicho antes.

Ayuda a controlar la presión arterial

Una cucharada de comino molido, contiene 10 miligramos de sodio, que es menos del 1 por ciento de ingesta diaria recomendada máxima para el consumo humano, según el Ministerio de Salud en Estados Unidos.

Reducir el sodio en la dieta ayuda a prevenir, o disminuir la presión arterial alta. El consumo de hierbas o especias bajas en sodio, como el comino molido, además de añadir sabor a los alimentos, evita que uses la sal y otros condimentos altos en socio durante la cocción y al momento de consumirlos.

Ayuda a mejorar la memoria

Las propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias del comino ayudan a mejorar la memoria, en cuanto al nivel de potencia y concentración.

Algunos se atreven a decir que ayuda retardar la progresión del Alzheimer y los problemas relacionados con la memoria que vienen con la edad, debido a su capa ida para mejorar la circulación de la sangre por todo el cuerpo, incluyendo el cerebro.

Además, sus vitaminas B y E apoyan al funcionamiento neuronal y mejoran la salud mental. Un estudio de 2011 destacó cómo el comino mejorar la memoria y disminución del estrés.

Ayuda a las mujeres lactantes

Como ya hemos dicho, el comino es rico en hierro y magnesio, algo que ayuda mucho a las madres lactantes, así como a mujeres durante su menstruación o que están embarazadas, ya que necesitan más hierro que el habitual.

Además, ayuda a facilitar y aumentar la secreción de leche en las mujeres lactantes, debido a su presencia de timol, que tiende a aumentar la secreción de las glándulas, incluyendo la leche.

 

 

 

Creemos que podría interesarte:

Deja un comentario